NATURALEZAS INCOMPATIBLES

//NATURALEZAS INCOMPATIBLES

NATURALEZAS INCOMPATIBLES


Hace unos años, durante un monográfico de relaciones sentimentales, el ponente hizo mención a la importancia de la compatibilidad entre las naturalezas de ambos miembros de la pareja. Indicaba que, habitualmente, el estado de “enamoramiento” inicial nos hace creer que se trata de un amor totalmente sincero, sin darnos cuenta de que no existe capacidad de comprensión verdadera.

Al contemplar la foCoaching personal be the change | Blog |Foto para el artículo Naturalezas incompatibles: Hombre abrazando aun leónto adjunta, no puedo evitar pensar en cuántas otras áreas de nuestra vida estamos “ciegos” a las naturalezas ajenas. El abrazo entre humano y el león parece sincero y emotivo pero: ¿qué ocurrirá cuando el león tenga hambre?

A veces, las naturalezas se manifiestan con total claridad desde el principio, y en nuestra mano queda continuarlas y estrechar el vínculo o hacernos a un lado y separar nuestros caminos.

Otras veces, sin embargo, es necesario ganar confianza primero para, con el tiempo, permitir que esa naturaleza emerja y se muestre con nitidez. Si lo que surge nos es incompatible, la duda nos asalta pues, probablemente, esa persona ya forme parte de nuestra vida y se haya creado el vínculo emocional. Nos preguntamos pues: ¿Mi percepción es correcta? ¿Cómo no lo he visto antes? ¿Será siempre así, o es sólo un evento puntual? La duda se asienta en nuestro interior y se abre paso la desconfianza.

Por propia experiencia, en estos últimos casos, siempre existe algún detalle, algún indicio, a veces casi imperceptible, al inicio del encuentro que delata lo que surgirá después.

Debemos estar atentos y confiar en nuestra intuición. Cualquier sensación desagradable, por pequeña que sea, será el indicador que nos avise de una mala elección. Una exploración en profundidad sería aconsejable aquí.

Las relaciones amorosas o de amistad con estas características, aunque con mayor o menor dolor, se pueden deshacer pero ¿qué pasa con las relaciones profesionales? Es mucho más complicado pues, normalmente, su continuidad no depende de nosotros. Si la incompatibilidad se da, no queda más remedio que “compatibilizar lo incompatible”.

No siendo necesaria la comprensión verdadera que requiere un vínculo emocional, podemos trabajar, junto con la contraparte, para limar las aristas más afiladas de nuestras naturalezas y poder así convivir e, incluso si es el caso, colaborar para obtener el resultado requerido.

Sin embargo, este ejercicio de compatibilidad puede llegar a desgastarnos pues requiere de un gran esfuerzo para hacerlo funcionar. El cuerpo marcará los límites y no es recomendable dilatar la permanencia del vínculo cuando la sintomatología es aguda, incluso si ello implica buscar otro empleo.

Recuerdo ahora una escena de la película “El Banquete del Amor” donde Greg Kinnear le está narrando su último fracaso amoroso a Morgan Freeman y lamentándose, desconsoladamente, por su mala suerte en el amor. Entonces, Morgan sonríe y le responde: “Bradley, tú único problema es que no haces caso a tu intuición. Siempre que inicias una relación amorosa, el final se puede ver desde el principio. Sólo hay que fijarse bien.”

Sigamos el consejo de Morgan.

By | 2016-11-23T11:40:40+00:00 marzo 16th, 2015|Coaching|0 Comments

About the Author:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies